Las mejores mascarillas faciales para lucir una piel perfecta

Las mejores mascarillas faciales para lucir una piel perfecta

Para cuidar la piel del rostro es fundamental aplicar mascarillas faciales, además de tónico, sérum y crema. Dependiendo de las características de tu piel, deberás recurrir a un tratamiento u otro. Hoy en día, existen muchísimos tipos de mascarillas: exfoliantes, calmantes, astringentes, antiarrugas, efecto lifting…, pero no siempre terminamos escogiendo la que nos está pidiendo nuestra piel. También las hay de diversas texturas: crema, barro y arcilla, peel-off, velo, efervescente, en polvo y efecto sauna. ¿Cómo saber cuál es la que necesitas? ¡Te lo explicamos! En general, todas las mascarillas tienen una función común: limpiar de forma profunda el rostro eliminando las impurezas (células muertas), hidratar (a partir de principios activos) e iluminar y purificar (aportando oxígeno al rostro). Las mascarillas faciales en crema son las más comunes y perfectas si tienes la piel seca, ya que son las que más nutrientes aportan. Gracias a sus principios activos, devuelven al rostro un aspecto más jugoso y luminoso. Las mascarillas faciales velo, formadas a partir de celulosa biológica, son las reinas del colágeno, la elastina, el ácido hialurónico, la vitamina C… Últimamente están muy de moda y no necesitan aclarado. Las peel-off, en cambio, están creadas para eliminar las impurezas y los puntos negros y las de arcilla para pieles grasas y acné. Estas últimas limpian en profundidad y purifican el cutis gracias a su astringencia. Muchas veces se enriquecen con esencias para calmar e hidratar la piel en profundidad.  Nosotr@s, por nuestra experiencia, recomendamos especialmente estas 3:   Mascarilla hidratante nocturna En formato crema, esta mascarilla se puede dejar actuar 30 minutos, toda la noche o aplicar durante 3...
¿Sabes cuáles son los cuidados dermocosméticos necesarios en pacientes de oncología?

¿Sabes cuáles son los cuidados dermocosméticos necesarios en pacientes de oncología?

Hoy, en el Día Internacional del Niñ@ con Càncer, hablamos sobre los cuidados dermocosméticos en oncología, un tema cosmético del cual no siempre se habla y que resulta fundamental para aquell@s que siguen un tratamiento oncológico. Los tratamientos oncológicos han experimentado los últimos años un gran avance (terapias dirigidas, inmunoterapia…). Con estos, se consigue cada vez tratar más específicamente el cáncer y tienen menos efectos secundarios. Aún así, por lo que se refiere a la piel, estas terapias presentan mucha más toxicidad, alteran drásticamente la función barrera y los sistemas de defensa de la piel y pueden provocar reacciones cutáneas como la fotosensibilidad, sobre todo si se combinan con la quimio o la radioterapia. ¡Se estima que un 81% de los pacientes oncológicos sufren alteraciones cutáneas! Alteraciones que no solo repercuten en el aspecto físico, sino también a nivel psicológico (imagen, autoestima…). Cuidados dermocosméticos en oncología: ¿cuáles son los daños más frecuentes en la piel? En la piel, uno de los daños más frecuentes que provocan tienen que ver con el EGF (Factor de Crecimiento Epidérmico), fundamental en la curación de las heridas y las quemaduras, y también: Alopecia Picor y tirantez en la piel. Alteración en la función barrera y el sistema de defensa de la piel. Piel débil, poca elasticidad y suavidad. Piel rugosa. Otros efectos adversos en la piel que se pueden tratar con dermocosmética son: Xerosis, queratosis pilar, prurito Erupción acneiforme Erupción maculo papular Fisuras, grietas, pústulas Alteración mucosa Reacción cutáneas mano/pie Radiodermitis Complementar la terapia dermatológica con cosmética de calidad es una prioridad, así como tener en cuenta qué cosméticos no son eficaces según...
¿Cómo afecta la Polución a la Piel?

¿Cómo afecta la Polución a la Piel?

¿Cómo afecta la Polución a la Piel? La contaminación de las ciudades daña la piel y aceleran su envejecimiento, se sabe que no hace falta mucho nivel de contaminación para que esto ocurra. En el aire contaminado que respiramos hay partículas sólidas, como los metales pesados que son sustancias dañinas que se acumulan en el cuerpo, contiene también gases óxido de nitrógeno de los coches, la combustión de hidrocarburos, el tabaco La suciedad ambiental consecuente de los depósitos de sustancias presentes en el ambiente, polvo terroso, y partículas en suspensión induce a la formación de irritaciones y rojeces, a largo plazo serán arrugas más profundas, manchas e inestetismos. Afecta a la barrera cutánea que se debilita y puede aumentar la secreción sebácea. La industria cosmética se preocupa y diseña nuevos activos para contrarestar este efecto, aplicar antioxidantes ya no es suficiente. La finalidad de la búsqueda de activos sería proteger a la piel del daño de la polución. El extracto de las flores Edelweis estandarizado, de la variedad Helvetia, se recoge en las altas montañas de Suiza contiene un alto nivel de ácido Leontopodico es un ácido fenólico descubierto en la naturaleza, en combinación con flavonoides derivados de luteolina y apigenina. Este ácido tiene excelentes propiedades antioxidantes y protector del ADN vegetal por este motivo las flores del Edelweis resisten temperaturas extremas de la alta montaña, pueden luchar contra la fuerte radiación solar, la presión atmosférica baja, humedad y viento seco La patente tiene más de una acción en el estrato corneo, actúa sobre las proteínas clave, proporcionando una mejor protección a la piel. Las proteinas: Loricrina, involucrina y...
¿Qué rutina facial necesitas debido al uso de la mascarilla?

¿Qué rutina facial necesitas debido al uso de la mascarilla?

El uso continuado de la mascarilla, ha provocado diversas afecciones como: dermatitis, atopia, acné, rojeces, etc. Esto se debe a varios factores: 1. La fricción constante de la mascarilla en el rostro. 2. La humedad debida al sudor y a la propia respiración. 3. La cara cubierta y la falta de ventilación (causa obstrucción de los poros y posible crecimiento de bacterias propias de la piel). La rutina debería ser una buena limpieza, hidratación ligera y factor de protección en las zonas expuestas al sol. Te recomendamos: PIEL GRASA DÍA Limpieza con un jabón glucídico piel sensible de aclarado con agua tibia. Serum específico para esa piel grasa con o sin tendencia al acné. Agua termal que se aplicará en los descansos, desayuno y comida para refrescar la piel y se secará de inmediato para no resecarla. SPF en zonas expuestas al sol. NOCHE Doble limpieza nocturna: Bálsamo de limpieza específico piel grasa tendencia a acné Mismo jabón que usas de día Serum piel grasa hidro-lipídico con aceite de jojoba y sacha ichi para hidratar y nutrir la piel sin engrasar. PIEL SECA DÍA Limpieza crema-gel piel seca y sensible. Serum in oil específico piel seca + crema hidratante ligera de fácil absorción no oclusiva. SPF en zonas expuestas al sol. NOCHE Doble limpieza nocturna: Bálsamo de limpieza piel seca Misma crema-gel Serum in oil (el mismo que utilizaríamos de día + crema nutritiva ligera). Si estás en casa tele-trabajando te recomiendo que tus cosméticos serum y cremas lleven protección de la luz Azul HEVL (luz visible de gran energía). La luz visible tiene los mismos efecto de acelerar...
¿Tienes la piel sensible? ¡Trátala a diario!

¿Tienes la piel sensible? ¡Trátala a diario!

Cuando hablamos de piel sensible, hablamos de piel hiperreactiva, aquella que experimenta fácilmente picor, calor, tirantez… Estas sensaciones suponen un problema para la piel y suelen ir acompañadas de rojeces e incomodidad. La hipersensibilidad puede producirse por diversos factores internos, como el estrés o los cambios hormonales, o por factores externos (el uso de cosmética inadecuada, hábitos alimenticios poco sanos, contaminación…). A más sensibilidad de la piel, menos tolerancia hacia factores externos. Hay que tener en cuenta que se puede tener la piel mixta, grasa o seca y a la vez sensible. El factor principal que hace que la piel se sensibilice es una barrera cutánea en la epidermis débil y permeable. Esto favorece que los agentes externos penetren con mayor facilidad, que se pierda mucha más agua (por lo general las pieles sensibles tienden a deshidratarse y a estar secas) y se sobreproduzcan las citocinas (moléculas proinflamatorias). ⅓ personas adultas tienen la piel sensible, de las cuales un 60% son mujeres. Este fenómeno está estrechamente ligado a factores familiares y genéticos y se manifiesta en mayor grado en pieles claras. Aun así, las personas con sensibilidad en la piel aumentan año tras año debido al incremento de factores externos como la contaminación o la mala alimentación, y en especial, estos últimos meses con el uso de mascarillas. Afortunadamente existen varias alternativas para prevenir y tratar la sensibilidad: Usar productos hipoalergénicos y suaves y evitar aquellos irritantes (perfumes, limpiadores, cremas, aceites…) No usar demasiados productos a la vez Secar el rostro con cuidado, sin frotar Hidratar la piel a diario con productos que contengan activos reparadores, antiinflamatorios, y fortificadores...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

error:
× +34 663 433 914