El cuidado de la piel durante la menopausia

El cuidado de la piel durante la menopausia

El cambio de la piel en la menopausia es consecuencia del cambio hormonal que sufre la mujer. Para algunas, los síntomas parecen ser un mero final del ciclo mensual, pero para otras, es un proceso difícil que puede durar algunos años y causar una gran variedad de cambios notorios.

¿Conoces el efecto que tiene sobre la piel la menopausia?¡Te explicamos todo lo que necesitas saber a continuación!

Los cambios hormonales que ocurren durante y después de la menopausia tienden a cambiar la fisiología de la piel de formas nuevas y diferentes. A causa de la disminución de B-Estradiol se produce un envejecimiento acelerado de la piel, así como:

 

  • Piel grasa: Durante la menopausia, a medida que disminuyen los niveles de estrógeno, la testosterona ya no queda enmascarada en el cuerpo de la mujer y estimula las glándulas sebáceas para secretar sebo más grueso, dando la apariencia de piel grasa (y provocando acné adulto en algunas mujeres).
  • Piel flácida y arrugas: A medida que los niveles de estrógeno disminuyen durante la menopausia, los depósitos de grasa tienden a redistribuirse concentrándose sobre todo en el abdomen y/o en los muslos y las nalgas. Por tanto, el resultado es una pérdida de grasa de sustentación de la piel de la cara, cuello, manos y brazos que provoca la aparición de arrugas y flacidez de la piel.
  • Epidermis fina: el crecimiento y el mantenimiento de los capilares sanguíneos en la dermis están parcialmente bajo el control de los estrógenos. Por lo tanto, el flujo sanguíneo a través de los capilares dérmicos se reduce durante la menopausia, y existen menos nutrientes y oxígeno disponibles para las capas de la epidermis, lo que contribuye al adelgazamiento de esta y a una tasa de renovación celular más lenta.
  • Piel más propensa al daño solar: el mantenimiento de los melanocitos también se encuentra bajo el control de los estrógenos. Con menos melanocitos se produce menos melanina protectora y la piel parece más clara. La piel menopáusica es, por lo tanto, más propensa al daño solar, por lo que es aún más importante protegerla con un protector solar.
  • Hiperpigmentación y manchas: El estrógeno ejerce un efecto regulador sobre la producción de melanina manteniéndola bajo control. En las áreas de la piel que han estado expuestas a los rayos UV a lo largo de los años, a medida que llega la menopausia, aumenta la síntesis de melanina. Esto puede ocasionar que aparezcan “manchas de edad” marrones en la cara, manos, cuello, brazos y pecho de muchas mujeres.

 

¡La menopausia es una edad que puedes vivir en plenitud si te lo propones! Estamos a tu disposición para asesorarte en cualquier duda que tengas. ¡Cuídate y cuida tu piel siempre!

 

Pin It on Pinterest

×

Powered by WhatsApp Chat

× +34 663 433 914